Sobre el Bruxismo

¿Te despiertas con dolor en la mandíbula o los dientes? ¿Rechinas aprietas o frotas los dientes cuando te concentras o duermes?

Si todavía no lo sabías, tienes Bruxismo, una patología estrechamente relacionada con la ansiedad

  

Hoy aprenderemos algunas cosas interesantes sobre el Bruxismo

 

¿Qué es?

El bruxismo es el acto de rechinar, frotar o apretar los dientes de manera inconsciente. Suele producirse de forma automática en momentos en los que “dejamos de prestar atención”, como cuando dormimos o nos concentramos (estudios, trabajo)

 Existen distintos tipos de bruxismo:

Céntrico: consiste en apretar los dientes

Excéntrico: cuando los frotamos

 

Del sueño, o nocturno: se produce al dormir (a veces la persona no es consciente del problema)

De vigilia, o diurno: ocurre durante el día, principalmente en momentos de estrés

 

De grado, I, II o III: en función de la frecuencia de aparición del hábito

 

¿Cuáles son sus consecuencias?

La consecuencia más evidente es el desgaste progresivo de los dientes, aunque no la única. Tan importante o más es el desgaste de la articulación mandibular, así como cefaleas tensionales (dolores de cabeza), insomnio, dolores mandibulares, sensibilidad en los dientes…

 

 ¿Qué lo provoca?

El factor desencadenante más importante es el estrés / ansiedad. A pesar de que otros factores puedan agravarlo o contribuir, sin duda alguna, el estrés es el principal.

Básicamente, durante el día vamos acumulando tensión en nuestro cuerpo (preocupaciones, exigencias, temores, necesidades) que no sabemos gestionar. Nuestro cuerpo necesita encontrar, y encuentra, vías de escape para el estrés (bruxismo, dermatitis, uñas mordidas, enfados, dolores de cabeza…)

 

 Entonces, ¿qué puedo hacer para evitarlo?

Para evitar el desgaste de los dientes suele recurrirse a una férula dental, un método efectivo para proteger tu dentadura, pero no suficiente como para eliminar el problema

La gestión del estrés, sin duda, es la estrategia más efectiva para el manejo de este hábito. Para conseguirlo, en nuestra clínica realizamos una estrategia combinada, consistente en un entrenamiento en técnicas de relajación, auto-hipnosis y estrategias de modificación de conducta.

 

Técnicas de relajación; para disminuir los niveles de estrés acumulados

Modificación de conducta mediante auto-hipnosis; para romper la automatización del hábito

 

Si quieres saber más, o necesitas que te ayudemos, no dudes en contactar con nosotros

 

Pau Palau de Llago 

Director – Clínica de Llago